Boda de Anne y Ismael


No hay montaña suficientemente alta,
ni valle suficientemente profundo,
ni río suficientemente ancho que me impida llegar hasta ti

Fotógrafo Rubén Sánchez